Antoñita la Fantástica

  Antoñita Los productos infantiles de unas épocas son olvidados cuando otros nuevos les sustituyen. Sin embargo, a veces dejan huella en la cultura, lo que puede ocurrir de diversas maneras, y entre ellas en el idioma.

   En el lenguaje actual la expresión “Antoñita la Fantástica” pervive para denominar a una persona de exacerbado optimismo, imaginativa pero poco práctica. Es cierto que su uso es más frecuente en las personas de más edad, pero su comprensión está al alcance de todos. Ahora bien, ¿quién fue Antoñita la Fantástica?

   Se trata de un personaje de ficción. Fue creado a fines de los años 40 del siglo XX por una escritora llamada Borita Casas. Antoñita fue el personaje central de una serie, iniciada con el título “Antoñita la Fantástica”. El libro fue editado por Gilsa S. A. Ediciones. Las ilustraciones quedaron a cargo de Zaragüeta, quien otorgó a los personajes una imagen ligera, amable y muy fácil de interpretar, al modo en que se acostumbraba en otras publicaciones como las de los libros de Aguilar con Elena Fortún o la Condesa de Segur, o de revistas como La Codorniz.

   Antoñita era una adolescente cuya familia vivía en Madrid. Estudiaba en un internado de monjas, tenía un hermano que estudiaba en el extranjero y una hermana mucho más pequeña llamada Titerris. Sus problemas eran los típicos de una chica de su época, y su enfoque muy ingenuo: los estudios (la madre Balbina…), la familia (sus padres y abuelos, Nicerata…), las relaciones sociales (las amigas del colegio), los chicos (José Ignacio…) Eso sí, toda situación evocaba en Antoñita un sinfín de posibilidades, y aventuras fascinantes que sólo cabían en su imaginación, producto de lecturas solitarias.

   Siguieron otros títulos como Más historias de Antoñita la Fantástica, Antoñita la Fantástica y su tía Carol, y otros cincofantastica como la posterior La hermana de Antoñita la Fantástica o Las amigas de Antoñita la Fantástica. Su compendio es un documento sociológico sobre una parte importante de la burguesía española de la postguerra. Es curiosa la sucesión del protagonismo de Antoñita en favor del de su hermana Titerris, una vez que el paso del tiempo convierte a la primera en madre y a la segunda en nueva adolescente. Titerris se anuncia como una niña más introspectiva, menos vinculada –por edad- al ritmo de sus familiares y más a los trabajadores que la rodean. El nexo de unión con su hermana es la biblioteca, gran tesoro de Antoñita cuya habitación hereda su hermana menor. Lo que queda como lección de la serie es ese culto a los libros como maestros de la imaginación, de la educación y del sentido crítico, en claro anticipo del modelo de mujer intelectual y creativa que marcaría las décadas siguientes.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, media: 4,00 sobre 5)
Loading...

Respuestas a Antoñita la Fantástica

  1. Es bellisimo

  2. Pingback: Antoñita la fantástica y el verano perfecto | El avesedo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *