El tercer Hermano Grimm

Ludwig Emil GrimmEn la Navidad de 1812 aparecieron los llamados Cuentos de Grimm. Hoy los consideramos un libro de cuentos que es fuente de fantasía para todos los niños del mundo. Hablamos de Caperucita, La Casita de Chocolate y tantos otros.

  Sin embargo, este libro en su origen fue concebido por los hermanos Jacob y Wilhelm Grimm para los adultos. Fue algo más tarde cuando se vislumbró su proyección infantil, y en ese proceso fueron determinantes las ilustraciones de un tercer hermano: Ludwig Emil Grimm. Posteriormente hubo otros artistas como Leedel, Zick o GrimmRackham. A todos ellos debemos buena parte de la forma en que imaginamos estos cuentos, con estampas que hoy nos parecen incuestionables. ¿Cómo nació esa asociación entre cuento infantil e ilustración?

  Habitualmente se habla de Jacob y Wilhelm Grimm como los grandes intelectuales impulsores de la obra Cuentos de la Infancia y del Hogar (Kinder und Hausmärchen). Ambos eran estudiosos de la cultura germánica, trabajando como bibliotecarios, lingüistas y ocasionalmente escritores. La experiencia de ver su tierra natal invadida por las tropas napoleónicas les hizo reflexionar sobre las propias raíces como fuente de impulso social y político. Nacidos en 1785 y 1786, tenían unos veinticinco años cuando dieron forma a su recopilación de cuentos y leyendas, inspirados por otro folklorista –entre otras muchas cosas- llamado Clemence Brentano. El libro de Cuentos, publicado el 20 de Diciembre de 1812, contenía 475 páginas incluyendo numerosas referencias de fuentes y análisis pero todo era texto sin ninguna ilustración. Era, claramente, un libro para filólogos y humanistas.

  Este primer libro fue tan sólo una primera entrega de su trabajo. Se amplió en años sucesivos con más cuentos y muchas anotaciones. También fue criticado por mantener los matices más duros de algunos relatos, a lo que los Grimm contestaron diciendo que su objetivo era recopilar materiales preexistentes de un modo científico y no lúdico. Sin embargo, poco a poco empezaron a dulcificar su contenido, y a añdir imágenes haciéndolo más asequible a los niños. Veamos cómo ocurrió.

  cuentos GrimmAl primer grupo de cuentos de 1812 siguió una segunda entrega en 1815. Ambas entregas se publicaron conjuntamente en 1819 en una Entrega Completa (Grosse Ausgabe), cuyas portadas se encargaron a Ludwig Emil Grimm, Dorothea Viehmannhermano menor de Wilhelm y Jacob nacido en 1790 y dedicado a la pintura y el grabado. Ludwig insertó además una estampa de Dorothea Viehmann, una de las mujeres cuyos relatos sirvieron como fuente de los cuentos. Pero no se incluían imágenes de los relatos en sí, ni tampoco se hizo en una siguiente Edición Completa de 1822, pues el motivo de su tirada fue engrosar el caudal de fuentes y referencias. Estaba claro que, en aquel momento, el interés de los Hermanos Grimm era más filológico que de entretenimiento.

  Sin embargo, al año siguiente (1823) se produjo una circunstancia que con gran probabilidad influyó en la opinión de los Grimm: una edición británica de sus cuentos a cargo de C. Baldwyn incluía 12 ilustraciones referentes no a sus autores sino a los propios relatos. El autor de las imágenes era George Cruikshanck, cuya interpretación incidía en los matices más espectaculares de la narración (por ejemplo, en la imagen de Los Cuatro Músicos de Bremen). Cruikshank era un caricaturista mordaz, y eso debió preocupar a los Grimm pues podía perjudicar a la imagen académica de su trabajo. CruikshankSea por precaución o por emulación, los hermanos Grimm se animaron a ilustrar por sí mismos su producción, y quién mejor para ello que su propio hermano Ludwig. Así pues, en 1825 publicaron una Pequeña Entrega (Kleine Ausgabe) Blancanieveseditada por el experimentado Georg Andreas Reimer, en Berlin). Fue ésta una selección de sólo 50 historias del total –incluyendo las más famosas como Caperucita, Hänsel y Gretel o Blancanieves– en la que se incluyeron 7 grabados de los propios cuentos, obra de Ludwig.

  Posteriormente hubo nuevas ediciones de la colección completa a cargo de los hermanos Grimm (1837, 1840, 1843, 1850, 1857). También la reducida tuvo otra nueva edicción en 1847, con ilustraciones de H. Leedel sobre las composiciones anteriores de Ludwig, lo que evidencia que éste no tuvo excesivo interés en ampliar su obra para cuentos. Pero sí podemos sospechar que, sin la presencia inicial de Ludwig, sus otros dos hermanos Grimm habrían tardado mucho más en ilustrar sus cuentos y en decidirse a convertirlos en un producto -también- para niños. Sólo por eso ya merece nuestro recuerdo.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 votos, media: 5,00 sobre 5)
Loading...