Las Fallas de Valencia y los niños

   Las Fallas de Valencia no necesitan presentación. Son las fiestas principales de la capital levantina y de muchas otras localidades valencianas. Tienen un papel privilegiado entre las de España, declaradas como Fiestas de Interés Turístico Internacional y celebrándose en el día de San José (19 de Marzo) y en los días previos.

   Como toda fiesta de larga tradición, muestra una gran complejidad en reglamentación, ceremonial y eventos, siendo verdad aquello de que “una vez quemadas las fallas de un año, al día siguiente empiezan a prepararse las del próximo”. Parte importante de estas ceremonias tiene quefalla infantil ver con los niños a través de las fallas infantiles, la fallera mayor infantil y la multitud de niños y niñas que participan en la fiesta.

   Las fallas infantiles son un dechado de gracia e ingenuidad. De hecho, son muchos los aficionados que, cada vez más, se muestran interesados en estas obras tanto o más que en las fallas grandes. Toda comisión fallera prepara, además de la falla principal, su propia falla infantil. Su regulación general impide que tengan más de 2 metros en cualquiera de sus dimensiones, y por ello tienen una forma más redondeada o abigarrada a diferencia de las grandes, más tendentes a la composición piramidal. Se queman (“la cremà”) a las 10 de la noche, media hora más tarde la falla infantil ganadora de la sección especial, y a las 11 la falla infantil de la Plaza del Ayuntamiento de Valencia. Las grandes lo hacen a las 12, y una hora después la de la Plaza del Ayuntamiento.

   La historia de las fallas infantiles tiene tintes entrañables. En un origen eran los mismos niños los que las fabricaban. Se dedicaban a ir en grupo por las casas pidiendo esteras y trastos viejos para quemar, mientras entonaban el llamado “cant de l´estoreta” que dice: “¿Hi ha una estoreta velleta ‘pa’ la falla de Sant Josep, el tio Pep?” (¿hay una alfombrita vieja para la falla de San José, el tío Pepe?). En 1952 se reglamentaron estas fallas infantiles encargando a cada comisión fallera su ejecución, además de la principal. Los niños perdieron este ámbito, que desviaron a otras actividades lúdicas como la de las hogueras en colegios o casales. No obstante, el cant de l´estoreta se mantiene en forma de concursos infantiles como los de la Plaza del Arbol, de gran sabor popular.

   fallera mayor infantilLa fallera mayor infantil es el personaje principal de los niños en las Fallas. Es la compañera de la Fallera Mayor, ambas se eligen de igual manera, tienen una corte de honor de otras 12 falleras y concurren juntas a la práctica totalidad de los actos. Su diferencia está en el límite de edad de 14 años para adscribirse a uno u otro grupo. La figura de las falleras mayores procede de 1929, cuando se eligió como Miss España a la valenciana Pepita Samper y ésta incluyó entre sus funciones de ese año la de representar a las fallas. En 1931 ya se eligió a una señorita como representante de la fiesta; al año siguiente ya empezó a usarse coloquialmente la expresión “falleras mayores” para referirse a las dos reinas (adultas) de las fallas y en 1934 ya se eligió a una sóla, Amparo Albors, con el título de Fallera Mayor. Para encontrar la primera fallera mayor infantil debemos avanzar a 1941, con Teresa del Sacramento Agramunt Lillo, y así hasta hoy. Lo cierto es que estas niñas, a pesar de su corta edad, son heroicas en el esfuerzo y dignidad con los que llevan su cargo, siempre impecables, agradables y con un saber hacer que levanta admiración.

   Prácticamente lo mismo puede decirse niños en fallasde todos los menores falleros y falleras de edades mínimas, algunos hasta en carritos de bebé, que pasean horas y horas por las calles valencianas dando color y alegría a una fiesta que se define por su vistosidad y ambiente primaveral. Los niños son parte esencial de estas jornadas, aprenden sus desfiles, sus músicas, reflejan en sus caras la seriedad y el compromiso de ser espejo de una tradición y crean escuela para muchas generaciones. Para ellos todo es como un gran juego, pero que desempeñan muy en serio. Al final del día se les deja relajarse en los casales entre paellas y buñuelos, y algún que otro petardo.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sé el primero en votar)
Loading...