Los nombres: Vanessa cumple 300 años.

SwiftNo existen Vanessas en la Biblia ni en la Edad Media. Muchos, quizá, no se habían percatado de ello. El nombre de Vanessa es mucho más reciente: fue creado por Jonathan Swift, supuestamente en 1713, lo que significa que el nombre cumple ahora trescientos años.

  La verdad es que Jonathan Swift, escritor irlandés (Dublín, 1667-1745) era un verdadero creador de palabras. En su libro sobre los viajes de Gulliver nos dejó varias expresiones que han pasado al lenguaje ordinario, como puede ser la de “lilliputiense” para referirse a alguien muy pequeño. Otro caso mucho menos conocido es el de la palabra “Yahoo”, hoy mundialmente conocida, aunque no es tan sabido el que dicho término aparece también en el libro de Gulliver, para referirse a unos personajes extraños, cuasihumanos y bastante molestos.

  Lo de Vanessa es diferente. Según la mayoría de referencias, su creación deriva de un juego con las letras iniciales de una mujer, Esther (Es) Vanhomrig (Van) con la que tuvo una relación compleja, a mitad de camino entre la admiración, el amor y el sentimiento paternal. El nombre de Vanessa aparece utilizado por Swift en 1713 en el poema Cadenus and Vanessa, no publicado hasta 1726. ¿Quién era esta Vanessa?

  Jonathan Swift desplegó su vida en diversos escenarios Cadenusy con diversas actividades. Realizó numerosos traslados entre Irlanda e Inglaterra, muchas veces a causa de sus opiniones políticas pues era de tendencia tory (conservadora) y ello no gustaba mucho a la Reina Ana, especialmente sensible en aquellos años por causa de la Guerra de Sucesión española. Para sobrevivir, Swift combinó actividades literarias, periodísticas, políticas, religiosas y hasta algunas más confidenciales. En estas circunstancias conoció, hacia 1708, a la familia Vanhormig, irlandesa de ascendencia holandesa y, según parece, fue tutor de la pequeña Esther.

  Debido a la separación de los desplazamientos, Swift y Esther mantenían correspondencia y, en ella, el primero usaba el nombre de Vanessa para referirse a la segunda. En los años siguientes, ya reunidos ambos en Irlanda, una Vanessa adolescente sintió al parecer una fuerte atracción hacia su tutor Jonathan. Esto ya fue percibido, en 1711 y con cierto disgusto, por otra mujer llamada Esther Jonson que mantenía un trato muy especial con Swift y a la que éste llamaba Stella –otro nombre en clave-.

  No parece que Jonathan Swift se dejara llevar por las intenciones de Vanessa. El pintor John Everett Millais recreó en 1868 una estampa de la joven con gesto de decepción y un papel en la mano (quizá una carta de Swift). Eso sí, la situación inspiró al escritor al redactar el poema Cadenus and Vanessa pues éste narra la devoción de una deidad, Vanessa, inmortal, por un Cadenus mortal que poco a poco envejece alejándose de aquélla (posible causa de la prudencia real de Swift). “Cadenus” es otro nombre en clave para referirse el autor a sí mismo, pues desde 1713 había sido nombrado “decano, deán” de la Catedral de St. Patrick, de Dublín. Algunos opinan que ya en el año anterior se había escrito el poema, pero debieron ser sólo los primeros bocetos; de hecho, en 1719 fue nuevamente revisado.

  Esther Vanhormig falleció en 1723. Tres años vanessamás tarde (1726) Swift publicó el poema. El nombre se difundió lentamente. En 1758, el gran botánico Linneo bautizó una mariposa con el nombre de Vanessa atalanta, quizá en honor a los versos del citado poema: ”…when, lo, Vanessa in her bloom, advanced like Atalanta’s star…” . Uno de los motivos de la gran popularidad actual del nombre se debe a la actriz Vanessa Redgrave, la cual destacó no sólo por su indiscutible arte sino también por su militancia ideológica contra las injusticias. Gracias a ella y a otras como Vanessa Paradis, este nombre ha trascendido del mundo anglosajón y hoy es universalmente conocido.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, media: 5,00 sobre 5)
Loading...