Niños con historia: Jaime Ors, el niño de Benidorm que cruzó el mar.

 grumeteLos niños hacen a veces cosas prodigiosas. La prensa de 1848 se hizo eco de un suceso sorprendente: un niño de unos 13 años cruzó, él solo, el mar desde Mallorca a Benidorm en un bote de remos ayudado de una vela.

  Los periódicos que dieron la noticia fueron inicialmente los de Palma de Mallorca (El Balear, de 22 de Septiembre y El genio de la Libertad, del 23 de Septiembre). La rareza del acontecimiento hizo que éste saltara a la prensa de Madrid, concretamente al diario La Esperanza, cuyo corresponsal en Baleares remitió un informe más completo que apareció en el número madrileño de 14 de Octubre.

  Los hechos ocurrieron como sigue: Jaime Orsbarca era un niño de Benidorm que se había embarcado como paje de escoba, -algo así como un grumete- en la embarcación llamada Dos Hermanas. Su patrón era Vicente Lloret y la nave era del tipo laúd con un mástil y vela latina, lo que significa que sin ser un barco grande necesitaba varios tripulantes y tenía empaque suficiente para cualquier travesía por el Mediterráneo, comercial o pesquera. El laúd estaba anclado en una cala de Mallorca llamada la Porrasa, donde debía cargar leña; entre tanto, el patrón Lloret junto a dos marineros y el niño Jaime tomaron el bote del barco para acercarse al puerto de Palma a hacer unas gestiones. Así lo hicieron, dejando a Jaime a cargo del bote mientras los demás bajaban a tierra. Ese fue el momento que aprovechó el muchacho para escapar con el bote hacia su pueblo, Benidorm.

  En el primer momento de su desaparición, nadie sabía qué había ocurrido, aunque algunos testigos de Palma afirmaron haber visto al bote salir del puerto y sólo un niño desplegando una pequeña vela. Las autoridades le buscaron por todas partes en la isla y le dieron por perdido o naufragado, debido a las corrientes marinas. La sorpresa fue cuando días después llegaron a Palma algunas personas procedentes de la península relatando que un niño había arribado a Benidorm tras cruzar el mar desde Mallorca. Fue entonces cuando pudieron dar más detalles de la curiosa aventura: el niño viajó solo durante tres días y medio, sirviéndose de la pequeña vela que portaba; hizo el viaje directamente a su pueblo, lo que demostraba una pericia marinera que nadie esperaba en él; el bote apenas tenía barca15 palmos y con él recorrió unas 60 leguas de mar; sin brújula; sin agua; sólo se alimentó en esos días con un puñado de uvas, y no durmió en todo el trayecto pues temía perder el rumbo, lo que habría sido fatal.

  ¿Qué llevó al joven grumete a acometer empresa tan arriesgada? Él mismo comentó, según la prensa, que no había encontrado embarcación alguna en todo su viaje que pudiera ayudarle. Debemos tener en cuenta que la distancia que recorrió es aproximadamente la misma que hay por mar entre Benidorm y Orán, o Almería, y que por tierra sería mayor que la existente entre aquella localidad y ciudades como Teruel o Cuenca. Su viaje fue ciertamente una temeridad, especialmente por ir solo y en un cascarón de nuez. Pues bien, lo primero que hizo el niño al llegar a su pueblo fue ir corriendo a reunirse con su familia, quejándose del mal trato que recibía de su patrón. Este, a pesar de que la embarcación estaba benidormmatriculada en la provincia de Almería, debía ser por sus apellidos de la misma zona alicantina que el joven Ors, así que es muy probable que éste diera por hecho que volvería a encontrarse con su patrón a pesar de la escapada. Y aun así decidió huir, lo que nos indica lo duro que debía ser aquél trabajo para el niño, que se apostó la vida a una carta para volver a su hogar sin pensar en más consecuencias.

  Hoy no existen noticias de este tipo sobre niños españoles, pero lamentablemente sigue habiéndolas de niños que llegan por el mar en pequeñas barcas. Nos queda mucho por hacer.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, media: 5,00 sobre 5)
Loading...