Un teatro infantil medieval: los Milagros de San Vicente

Milagros En Valencia se mantiene desde hace siglos un evento teatral representado sólo por niños. Se trata de los “Milagros de San Vicente Ferrer” (Milacres de Sant Vicent), una de las costumbres populares más entrañables de la capital levantina.

  Cuando se visita Valencia en las fiestas de San Vicente (celebradas el lunes siguiente a la terminación de la Pascua), es posible encontrarse en un recodo de la calle, o en una plazuela, unos tablados (Altars) erigidos con decorados de estética sencilla y a unos niños sobre el mismo, ataviados con ropajes antiguos y declamando unos textos de resonancias arcaicas. Son los “Milagros”, nombre con el que se denomina a este conjunto escénico, así como a las obritas en sí que son objeto de representación.

  Las representaciones son breves, y tienen un evidente contenido religioso enAltars el que se reinvindica tanto el carácter ejemplar predicador del Santo como el protector a través de sus prodigios manifestados en anécdotas de su vida. Su contenido, intencionalidad y estructura han sido estudiados por algunos teóricos que consideran a estas piezas como un eslabón fundamental en el origen del teatro infantil europeo.

  Lo más conmovedor de estas obritas es su carácter absolutamente popular y auténtico pues su nacimiento fue espontáneo y su conservación ha dependido durante siglos del sólo gusto de los valencianos. De hecho, las autoridades no sólo no impulsaron dichos eventos sino que incluso en ocasiones llegaron a prohibirlos o a acotarlos pues podían generar desorden, o incompatibilidad con otras manifestaciones callejeras. La iniciativa del primer “milagro” surgió en 1461 de Juan Garrigues , a cuyo padre –Antonio- curó milagrosamente San Vicente de unas afecciones graves. El hecho había ocurrido en 1359, cuando el santo apenas tenía 9 años. En su honor, Juan Garrigues levantó un altar en la puerta de la casa famliar del Santo, en la calle del Mar.

  El pueblo aplaudió esta iniciativa, y la fue extendiendo a otras calles y narrando otros episodios igualmente extraordinarios de la vida de San Vicente. La idea de que éste ya realizaba actuaciones extraordinarias desde su infancia es lo que permitió asociar a los niños con la recreación de estos episodios. A partir de entonces empezaron a proliferar poemas, recitativos, diálogos devocionales y libretos que se representaban en multitud de escenarios callejeros, llegando incluso a competir sanamente entre sí.

 azulejo El listado de textos es nutrido, aunque no podemos precisar la antigüedad de cada uno, pues no empezaron a estar editados sino hasta principios del sigo XIX. Hacia mediados del XX el listado era de más de 170 milagros diferentes, y no está cerrado pues la creatividad en la elaboración de textos nunca se agota. Eso sí, hay entidades (como la denominada Lo Rat Penat) que se han preocupado de garantizar cierta uniformidad y estabilidad en la tradición de los Milagros. También es acogida esta representación por otros municipios o entidades que han extendido la costumbre más allá de Valencia, y también cabe citar a otros tipos de escenificaciones relativas a San Vicente Ferrer como es el caso de los llamados “bultos” o figuras alegóricas que completan la iconografía de la Pila Bautismal del santo, dando buena prueba del desarrollo artístico a que ha dado lugar este personaje, por no hablar de los azulejos que de cuando en cuando adornan las calles ilustrando alguno de sus milagros como en el caso del de la Plaza del Mocadoret (pañuelito), en pleno centro histórico.mocadoret

  Son muchas más las cosas que se podrían decir sobre una manifestación teatral tan culta y tan popular a la vez. Actualmente lo religioso ha dejado de ser elemento de uniformidad de nuestra sociedad, pero quedan en todo caso las tradiciones y el patrimonio histórico y cultural como referencias. Además, en el caso de los Milagros de San Vicente, la experiencia de todos los niños que en su día los representaron les dejan siempre un grato recuerdo, pues para muchos fue su “estreno” en el teatro y en plena calle, algo digno de apreciar al margen de cualquier otra consideración.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sé el primero en votar)
Loading...