Don Patata

Mr PotatoMuchos de nosotros habremos jugado a Don Patata con un tubérculo de verdad. Otros lo habrán hecho con el juguete de ese nombre. Una curiosidad que se cita sobre dicho artilugio asegura que fue el primer juguete sobre el que se montó una campaña publicitaria. Sólo este dato merece que dediquemos unas líneas a Don Patata. ¿Cómo nació?

  Se atribuye su invención a George Leiner, un neoyorkino fabricante de juguetes que en 1949 (otros lo adelantan a 1940) ideó unas piezas en forma de ojos, orejas, etc., que podían colocarse sobre una patata u otros vegetales. Hemos leído que con anterioridad ya solía hacerlo para fabricar muñecas a sus hermanas, y que usaba para ello las plantas del huerto de su madre. En los primeros momentos, Leiner intentó captar la atención de inversores, pero éstos generalmente rechazaban el producto pues la idea de utilizar un alimento como juguete parecía poco apropiado para un país que años antes había pasado una carestía realmente seria. Fue un poco más tarde, en 1952, cuando por fin dos hermanos industriales apostaron por la idea: se trataba de Henry y Merrill Hassenfeld (o Hassenfeld Brothers, cuya marca final quedó en Hasbro y así ha llegado hasta hoy).

  Hasbro lanzó el producto como Mr. Potato Head (la cara del Señor Patata) en el mismo niños1952. Consistía en un juego de piezas que incluía bocas, orejas, ojos, narices, así como manos, pies, y complementos como una pipa, unas gafas y algo de pelo.

  El juego, muy simple al principcio, fue sofisticándose en los veinte años siguientes, tanto por motivos comerciales como por exigencias de la seguridad de los juguetes. Empezó ampliando su gama, con atrezzo para una esposa y dos hijos (Mrs. Potato, el chico Brother Spud y la chica Sister Yam). En 1964, pasó ya a presentarse con una patata de plástico que sirviera de base. Aparecieron otros personajes como una naranja y un pepino, aunque no tuvieron tanto éxito. En 1975 se dobló el tamaño de las piezas por motivos de seguridad. En 1987 se retiró el complemento de la pipa para apoyar a las campañas de salud. A partir de los años 90 no sólo no se agota el juego sino que salta al mundo del cine, ya sea Toy Storymediante su inserción en películas como Toy Story (en la primera aparece sólo Mr. Potato, y en las 2 y 3 aparece también su mujer), o mediante la vinculación a historias como las de Indiana Jones o la Guerra de las Galaxias.

  Hemos citado al principio la campaña televisiva que realizó Hasbro y que muchos consideran la primera referida a un juguete. Según se dice en varias fuentes, la campaña fue un éxito pues en un sólo año se vendieron un millón de ejemplares y se ingresaron cuatro millones de dólares. También se cuenta que fue la primera campaña dirigida a un consumidor infantil –lo que demostró ser un gran recurso publicitario-, pues hasta entonces los anuncios se orientaban sólo a los adultos.

  Ahora bien, debemos añadir un dato menos difundido y que ayuda a explicar el éxito de la campaña: la idea de Mr. Potato no era tan novedosa como algunos pretenden, sino que aprovechó elementos preexistentes.

  En efecto; por un lado la expresión Mr. Potato no era nueva. Ya en 1927, el músico Louis spudnutArmstrong creó la pieza Potato Head Blues, aludiendo a otro concepto preexistente del argot norteamericano que llamaba “cabeza de patata” a las personas poco avispadas. Pero es más: sospechamos que la campaña publicitaria aprovechó la imagen de otra previa de los Spudnuts, una especie de rosquillas de harina de patata –Potato Flour Donnut- sacada el mercado por los hermanos Al y Bob Pelton, de Salt Lake City. Los hermanos Pelton se inspiraron a su vez en unos roscos artesanales que habían conocido en un viaje a Alemania; no sólo desarrollaron el producto sino que lo convirtieron en una franquicia muy conocida durante los años 40, incluyendo una imagen de marca consistente en un “Mr. Spudnut” que nos recuerda bastante al Mr. Potato inmediato posterior. ¿Casualidad? Es posible.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, media: 4,50 sobre 5)
Loading...