Juguetes tecnológicos

  niña Juguetes tecnológicos han existido siempre, si entendemos por tales aquellos que incorporan algún elemento instrumental de cierta complejidad y hasta cierto punto innovador.

   Por no irnos muy hacia atrás en la historia, basta recordar el Cinexin de los 70, (que imitaba al cine), el Simón de los 80 (tecnología al servicio de un juego de memoria) o el Tamagotchi de los 90 (pura tecnología convertida en ser vivo).

   En la actualidad existe una gama muy diversa de juguetes tecnológicos que para los niños son muy familiares. Es el caso de ordenadores infantiles, tablets, móviles más o menos reales… Las especialidades que distinguen estos juguetes de los tecnológicos de otras épocas son varias:

   1.- En muchos casos los padres tienen la versión real del mismo juguete, lo que facilita compartir el juego. Este es quizá el supuesto ideal, pues el juguete puede ser un modo de compartir el ocio en familia, y permitir que los padres enseñen a los hijos a dosificar el tiempo dedicado a estos juegos y la forma correcta de su uso.

  2.- En otros casos sucede lo contrario: cuando los padres no están acostumbrados a utilizar estos aparatos, el juguete tecnológico se les presenta como incomprensible, lo regalan porque el niño lo pide pero sin capacidad de distinguir en la gama del mercado. Ello conlleva un peligro, y es que el adulto acabe haciendo una compra equivocada, ya sea por exceso (pues ha adquirido un producto, a veces a gran precio, que el niño es aún incapaz de disfrutar), o bien por defecto (al esperar unas prestaciones que no se ofrecen realmente pues el juguete era tecnológico tan sólo en apariencia pero sin incorporar prestaciones reales). A ello se añade el peligro, -en caso de juguetes de uso complejo- de que el adulto manipule el juego de forma inadecuada, llegando a estropearlo.

   3.- La adquisición de estos juegos por los adultos debe ser cautelosa pues los modelos cambian a una velocidad casi tan vertiginosa como en el sector de los adultos. En otros tiempos,niño los padres podían llegar a asimilar los “juegos modernos” que compraban a sus hijos, pues los avances técnicos llegaban más espaciados. Hoy, los niños se asesoran más por sus amigos que por los padres en cuanto al manejo de muchos juegos.

   4.- El componente estético del juguete (colores, formas, relieves) es más importante en los niños que en los adultos, los cuales buscan sólo la función. Esto influye en las preferencias del menor, y no está mal que así sea, de forma que en ocasiones tiene más éxito un juguete llamativo con menos prestaciones que otro muy técnico pero poco atractivo. Normalmente, este proceso va cambiando según el niño pasa de jugar aisladamente a hacerlo en grupo, pues el contacto con otros niños le permite comparar sus juguetes con los de los demás.

   En definitiva, los juguetes tecnológicos tienen algunas características que han existido siempre, y otras exclusivas de nuestra época. Son éstas las que pueden frustrar una buena adquisición, por lo que conviene informarse adecuadamente antes de efectuarla.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sé el primero en votar)
Loading...