¡Bat Kid salva a la ciudad de San Francisco!

Bat KidEsta es la noticia. El niño Batman, emulando al Superhéroe cuyas hazañas prolonga, ha salvado a la ciudad de San Francisco convertida, eso sí, en Gotham City por un día.

  Muchos lo habrán visto en las noticias del pasado 15 de Noviembre. Si las leen detenidamente, verán que el niño Batman, o Bat Kid, tiene un nombre por debajo de su traje negro y su capa de murciélago: se trata de Miles Scott, un crío de cinco años. Miles ha cumplido su sueño de ser Superhéroe, y durante un día ha podido liberar a una mujer que se hallaba prisionera, ha luchado contra el Pingüino, ha detenido al malvado Enigma, y no contento con eso ha podido conducir todo un Batmóvil y ser felicitado ni más ni menos que por el Presidente de los Estados Unidos (quien le dedicó un «¡Bien hecho, Miles! Gotham está a salvo!»), y por la Primera Dama. El niño, realmente, ha sido muy feliz haciendo su sueño realidad. ¿Por qué ha ocurrido esto?

  De una manera más discreta, los noticiarios nos explican que todo este montaje ha sido organizado por una ONG, llamada Make-A-Wish (Cumple un deseo). Se trata de una organización que pretende llevar por un día la felicidad a niños que se ven afectados por problemas de salud. La entidad tiene un absoluto carácter filantrópico, carece de filiación política y tan sólo pretende, según su manifestación, compensar con algo de alegría a esos niños que de forma paciente soportan tratamientos, penurias y –a veces- la soledad de los hospitales.

  chrisMerece la pena saber algo más sobre esta ONG, aparte de la mínima mención que han hecho al respecto los medios de comunicación. Surgió en 1980, en Estados Unidos, cuando un grupo de personas supieron que había un niño de 7 años llamado Chris Greicius que padecía de leucemia (igual que Miles Scott, con quien empezamos esta entrada). Sabían que Chris era un entusiasta de los policías y héroes bienhechores, así que decidieron regalarle un día de ser “Superpolicía”. La iniciativa cuajó, como no podía ser de otra manera al ver a niños con graves problemas olvidarse por un rato de sus dolencias y convertir la realidad en su sueño favorito como si se tratara de un juego; resultaba muy gratificante entregarse a la felicidad de esos niños, y aquello se convirtió en Organización No Gubernamental.

  Desde entonces, Make-A-Wish ha cumplido los deseos de unos 230.000 niños. Se precisan sólo unos pocos requisitos para hacer una propuesta: debe tratarse de menores entre 2 años y medio y 18; la petición deben formularla sus padres, tutores o educadores, o bien el médico asistente, el cual siempre tiene la última palabra; no se recibe ni se paga dinero pues todo se cubre con los fondos de la ONG, la cual a su vez se nutre de donativos o de actividades de ocio. No hay límite económico, ni se selecciona a los niños por su origen o estatus social.

  Make-A-Wish está presente en nuestro entorno más de lo que creemos, sólo que a veces Make a Wishno sabemos que se trata de una iniciativa suya. De hecho, además de en Estados Unidos tiene presencia en otros muchos países de los cinco continentes. En España existe la sección Make-A-Wish Spain, con página en Facebook. Hace poco pudimos ver a Marc Márquez recibiendo al pequeño Arnau, de 3 añitos, cuyo sueño fue cumplido por esta organización; y lo mismo con Paula, de 14 años, cuya mayor ilusión era conocer a Justin Biever. Entre los últimos eventos benéficos organizados en España podemos citar el de Madrid del pasado 21 de Septiembre con un desfile de moda en bicicleta, o en Barcelona en el día de Sant Jordi, el 23 de Abril, con un evento en el Hard Rock-Café en que se vendieron rosas solidarias. Iniciativas de este tipo no sobran nunca.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sé el primero en votar)
Loading...