“Historias de juguetes”, la lección de un fotógrafo

Chiwa 2“Historias de Juguetes” (Toy Stories) es la obra de un fotógrafo llamado Gabriele Galimberti. Inspirándose en el título de la taquillera película de John Lasseter, Galimberti ha dado nombre a una colección de imágenes que reflejan a niños de todo el mundo con sus respectivos juguetes.

  Las fotografías siguen un patrón parecido: los niños se colocan rodeados de sus juguetes, sean muchos o pocos, caros o baratos; lo importante es que el menor se convierte en su propio escenógrafo y decide con qué quiere retratarse. Es habitual que los padres hagan fotos a los hijos jugando, pero no es tan habitual que sean éstos los que eligen posar con sus pertenencias dándoles la máxima dignidad.

   Los resultados son llamativos, y nos permiten extraer -o simplemente confirmar- varias conclusiones que deducimos de los comentarios que el propio artista acompaña. La primera es que los niños pueden jugar satisfactoriamente al margen del precio o cantidad de sus juguetes; es el caso de Chiwa Mwafulirwa, que sólo tiene los tres juguetes (un triceratops de plástico y dos perritos de peluche) que le dio una agencia de ayuda, y que la niña comparte con toda su aldea.

   Otra evidencia es que los niños tienden Ralfa imitar con admiración lo que hacen los padres. Ralf, cuya madre es taxtista, es un forofo de los juegos de coches; Enea es un niño que tiene un tío músico y adora los juguetes musicales… Muchos niños, sin saberlo, repiten en sus juegos los trabajos que ven hacer en su entorno y ello les familiariza con decisiones que habrán de tomar en el futuro; sirva el ejemplo de otra de las fotografiadas, una niña de un barrio acomodado de Bombay que colecciona juegos de construcciones y que incluso los apila para hacerse la foto, como si fueran un edificio.

   Mas allá de las conclusiones más o menos pedagógicas que podamos extraer del reportaje, hay otra segunda lectura que se impone siempre que observamos imágenes de niños de diversas partes del mundo: la desigualdad de oportunidades. Al comparar los hábitats, los juguetes, las ropas de niños muy diversos, los adultos deben sentir algo de culpabilidad por permitir que haya diferencias tan grandes entre unos niños y otros, especialmente cuando hablamos no ya de juguetes sino de sanidad, formación, afectividad… y son precisamente los niños los que en esas imágenes nos dan siempre una lección de superación, de adaptación, de forma que ellos son siempre lo más salvable de la imagen y se elevan sobre ella.

   Galimberti es un fotógrafo italiano nacidoGalimberti en Arezzo en 1977 y formado en Florencia, donde se ubica su estudio. Su actividad va más allá de lo puramente técnico y se adentra con fuerza en lo creativo, lo que le ha valido ser reconocido por publicaciones como Geo, Newsweek o Vanity Fair. Actualmente se integra en el grupo de artistas Riverboom Publishing, creado por varios fotógrafos destinados en su momento en Afganistán y que se caracteriza, entre otras cosas, por una especial sensibilidad social. En este caso el artista nos muestra su clara empatía con el mundo que refleja, hasta el punto de retratarse él mismo como un niño más con sus “juguetes” favoritos, las cámaras. Quien mire sus fotos debe tener en cuenta que éstas, muchas veces, incluyen entre grandes dosis de arte una pizca de denuncia.

http://www.gabrielegalimberti.com/projects/toys-2/#

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, media: 5,00 sobre 5)
Loading...