¡La Patrulla Canina al rescate!

Patrulla caninaLa Patrulla Canina (Paw Patrol) se ha convertido en poco tiempo en una de las series de animación favoritas de los niños. Además tiene unos contenidos amables, inocentes y –a su manera- ecológicos, con lo que también tiene algo de “rescate” para los padres, siempre atentos a los mensajes que reciben los más pequeños.

  La serie se inició en 2013 a través de Nickelodeón, pero hoy ya es un producto internacionalmente conocido. En España es llamada Patrulla Canina, aunque en el ámbito hispanoamericano se denomina Patrulla de Cachorros. La idea de la serie es muy sencilla: un grupo de siete perritos se dedican a ayudar a los demás, resolver problemas y pasar aventuras. Están liderados por Ryder, un chico de 10 años bastante avispado en informática, y al que ayuda en ocasiones su amiga Katie, que sabe mucho de animales porque colabora en una clínica veterinaria y tiene una gatita llamada Cali.

  Como no podía ser de otra manera, la Paw Patrol ya ha desarrollado todo un conjunto de merchandising, juguetes y complementos infantiles con notable éxito. No3 siempre estas series obtienen ese premio por el público. En este caso, creemos que hay dos elementos que explican su atractivo. El primero sería el utilizar un grupo de personajes “no humanos”, en este caso los cachorritos, elemento que siempre da un toque de “mundo aparte” que fomenta la imaginación y multiplica la versatilidad de los personajes. Esos perritos (Chase, Marshall, Rocky, Zuma, Rubble, Sky, y últimamente Everest) tienen además razas diferentes, cada uno con sus especialidades y su carácter, lo que permite a cada niño elegir un favorito con que identificarse.

  Las razas de los cachorros no son necesariamente puras, -Rocky, por ejemplo, es mestizo, lo que incluye un mensaje subliminal antirracista-; y además el grupo es mixto pues Sky y Everest son chicas y el resto chicos, aportando una nota de convivencia de géneros. El que Katie proceda de una clínica veterinaria refuerza la idea de protección de la naturaleza y amor a los animales. Hay otros personajes humanos (como el Capitán Turbot, Alex Porter o la Alcaldesa Goodway) y algunos animales más (como la morsa Wally, o la gallina Gallineta), pero todos aportan simpatía o, como mucho, travesuras o despiste.

  El segundo elemento, ya más técnico, que destacamos para entender el atractivo de la serie es la personalidad de su creador: Keith Chapman. Al igual que en su momento analizábamos a las creadoras de las Monster High o de Harry Potter, o al creador de Bob Esponja, también en este caso nos encontramos con un creativo con experiencia acumulada en productos semejantes y cuya fórmula ha venido depurando con los años.

Keith Chapman  Keith Chapman es un profesional de la comunicación que comenzó trabajando por cuenta ajena, entre otros para Jim Henson, el creador del Muppet Show. Pasó luego a formar su propia empresa: Chapman Entertainment. Con ella desarrolló a partir de 2005 dos productos muy semejantes al actual de la Paw Patrol. El que le dio fama fue Bob the Builder (Bob el Constructor), en el que el “modelo pandilla” que colabora con humanos era una especie de brico-grupo, formado por la retroexcavadora Scoop, la oruga Muck, la mezcladora Dizzy, la grúa Lofty, la aplanadora Roley, y el tractor Travis. Junto a ellos hay otros seres humanos, habitualmente divertidos.

  La otra serie fue Fifi and the Flowertots, en la que el grupo paralelo está formado por flores diversas (margarita, violeta, etc), también con sus caracteres y curiosidades, a las que se añaden algunos otros seres vivos con los que interactúan, como la araña Webby o el gusano Diggly. Como vemos, la creatividad siempre mejora cuando va unida a la experiencia.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, media: 5,00 sobre 5)
Loading...