Laurent Mourguet, inventor del Guiñol

   MourguetLa ciudad francesa de Lyon está situada donde el río Ródano se une con el Saona. La confluencia de ambos forma una “Y griega” que divide la población en tres zonas: una a cada lado del cauce principal, y la tercera -la más selecta- entre ambos brazos de la Y. Si callejeamos por el Viejo Lyon, que es el de mayor solera encajonado entre el Saona y la colina de Fourviere, y entre recobecos de artesanos y barricadas, cafés y anticuarios, hay una replaceta en el número 9 de la Rue du Doyenné con un pequeño monumento que culmina en un busto. La efigie es de Laurent Mourguet (1769-1844), y nos avisa de que por aquellas mismas callejuelas surgió el teatro de guiñol.

   Los juegos y las artes son tan innatos al ser humano que es aventurado datar en tal o cual momento el origen de una invención artística, pero en ocasiones hay algún elemento técnico o de caracterización que nos permite situarlos en el tiempo. En el caso del guiñol se dan ambos matices: por un lado, la tradición de los teatros de marionetas existe casi desde el inicio de la humanidad; por otro, el concepto de “guiñol” presenta una historia que merece un relato diferenciado.

   Laurent Mourguet era un joven muy humilde en el Lyon anterior a la Revolución Francesa. Su padre era tejedor y la familia vivía de esta actividad. En 1788, con 19 años, Laurent contrae matrimonio y en 1793 ya es padre de tres hijos; en la inscripción de nacimiento de su tercer hijo ya figura con la actividad de feriante. En esos años Lyon sufrió los avatares de la Revolución, lo que supuso para la familia la pérdida de su pequeño taller textil. Laurent tuvo que reinventarse y dedicarse a ser sacamuelas y vender pócimas para los dolores. Se cuenta, según las versiones, que su actividad de dentista era gratuita durante las ferias, pero que la aprovechaba para vender las pomadas. También se cuenta que fue precisamente para distraer a la clientela, mientras esperaba, el motivo por el que Mourguet creo el teatro de guiñol.

   Los teatros de marionetas existían ya en Francia con este nombre. “Marionette”, en origen, designaba a un actor –clérigo- que hacía el papel de la Virgen María en las representaciones religiosas. La profesión de actor estaba prohibida a las mujeres, y por ello los hombres debían poner voces agudas, chirriantes para denotar la condición femenina del personaje. Ese toque histriónico pasó a aplicarse a figuras caricaturescas de formato más reducido. Algunas de ellas eran de “tipo guante”, es decir, con un cuerpo superior al que se acoplaba un faldón inferior por el que se introducían las manos. El dedo índice accionaba la cabeza, y los dedos pulgar y corazón movían los brazos del muñeco.

   Laurent Mourguet usó este tipo de títere. Al principio se sirvió del personajetitere italiano Polichinella, pero al poco creó su propio elenco de figuras. El principal era Guignol, que recreaba al típico personaje popular, algo inocente pero bondadoso y llano. Le acompañaban una esposa –Madelon- y un amigo –Gnafron-, existiendo diversas versiones sobre cuál de ellos antecedió a los restantes como primera creación de Mourguet. El nombre de Guignol sería todo un acierto, pues provendría de la expresión “guignolante” (divertido) que entendían niños y grandes. Parece que hacia 1805-1808 ya estarían definidos los personajes, en 1810 estaría acuñada la denominación “teatro de Guignol”, y en 1820 ya compondría una compañía estable de artistas, el Guignol Mourguet.

   Desde entonces, la creación se estabilizó y se prolongó en el tiempo. Los descendientes de Mourguet continuaron con la actividad, y con el repertorio de obras que se fueron diseñando para las figuras de Laurent. En 1844 falleció Laurent, pero nietos como Luis Joserrand aseguraron que el Guiñol fuera un concepto que ya es imborrable entre las artes escénicas. La esposa de Laurent hizo constar en el acta de defunción de éste la mención “Laurent Mourguet, saltimbanqui”, todo un homenaje a quienes se dedican a hacer felices a los demás.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (4 votos, media: 5,00 sobre 5)
Loading...