El Museo del Juguete, de Denia

En la antigua Estación del Tren de Denia se ubica un Museo del Juguete digno de ser museo juguetesvisitado.

  A principios del siglo XX existieron en España tres puntos principales de producción de juguetes. Dos de ellos son más conocidos: Barcelona y las localidades vecinas de Onil e Ibi en Alicante.

  El tercero, mucho menos recordado pero no menos interesante, es Denia. En esta ciudad se produjo un movimiento fabril de características muy peculiares y cuyos frutos dieron varias décadas de felicidad a muchos niños. Hoy por suerte podemos conocer buena parte de esa historia gracias a un museo que recopila juegos de madera, coches de hojalata, barquitos que flotan, documentos, fotografías…

  Denia fue siempre una localidad industriosa animada por su puerto comercial. Los problemas habidos con la uva a fines del XIX y la mejora de las comunicaciones impulsaron a muchos denienses a bucar nuevos productos que exportar. Eran tiempos de tecnología cambiante: como los barcos empezaban a ser metálicos, pudo dedicarse la madera a productos como los juguetes –ya directamente o ya como celuloide y cartón-. El hierro tampoco podía malgastarse y se aleaba con el estaño dando lugar a la hojalata que era muy apta, no corrosible y maleable para elaborar juguetes.

 Ferchen Así fueron surgiendo fabricantes y empresas como los hermanos Ferchen y su Hispano-Alemana de juguetes, la Industrial de Sahuquillo, y otros muchos talleres como los de Sánchez, Riera, Lapeyra, Calabuig…

  En el Museo podemos contemplar sus vestigios. Por un lado los de plancha de madera gruesa, a veces torneada y barnizada, toda a mano; aparecen con colores vivos y claros, lineas sencillas y efectistas, a veces con ruedas y algún cordelito. A su lado otros como los barquitos también de madera en multitud de modelos (pailebote, laud, etc.), tableros, casas de muñecas, o juegos de construcción. Encontramos también vehículos metálicos a pedales, desde el más casero al más veloz y moderno –para entonces-, en diversos tipos como automóviles, motocicletas, bicicletas,juguetes Denia camiones… Hay asimismo muñecas de colección, como ocurre con las varias Mariquita Pérez que contiene, hechas a mano en todos sus detalles, y muchas más cosas.

  Además de los juguetes, llaman la atención las fotografías de aquellos artesanos de ritmo pausado que en la penumbra de sus talleres miran a la cámara, extrañados de ser objeto de interés, mientras sostienen con todo cuidado sus trabajos, sus pequeñas obras de arte. Se puede ver la mesa de trabajo de la casa Ferchen y sorprende lo rudimentario de la producción de antaño. Al salir del Museo nos queda en la memoria la capacidad de evocación de todos esos objetos, tan lejanos en el tiempo pero tan cercanos en las emociones, siendo imposible pensar en ellos sin imaginar a un niño a su lado o incluso a nosotros mismos.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (4 votos, media: 5,00 sobre 5)
Loading...