Mario Bros son dos.

MarioEsto es obvio para muchos, pero no tanto para otros, que piensan que Mario es uno y que Bros es su apellido. Realmente Mario Bros viene de Mario Brothers, es decir Mario y Luigi. El primero es un carpintero reciclado a fontanero; el segundo es una especie de ayudante contra plagas. Los más jóvenes los conocen bien, mientras que sus papás –si son algo mayorcitos- necesitarán ayuda.

  Nos parece interesante hablar de ellos pues su autor, Shigeru Miyamoto, recibió en 2012 el Premio Príncipe de Asturias. ¿Qué tienen de especial este juego y su creador? Quizá la respuesta sea que, en la historia de este juego, y al igual que en su propio contenido, hay una continua superación de obstáculos hasta alcanzar el éxito.

  Para empezar, la misma propuesta de un Luigivideojuego de superación de plataformas ya era arriesgada en su época, a inicios de los 80. La empresa Nintendo había sido fundada en 1889 por Fusajiro Yamaushi, dedicada inicialmente a los juegos de cartas. Tras unas décadas decidió buscar otras actividades –taxis, comidas- pero sin éxito. Llegó incluso a un acuerdo con Disney para introducir a sus personajes en las cartas de juego, pero no funcionó. Con el biznieto del fundador, Hiroshi Yamaushi, comenzó la era de los videojuegos, y Nintendo arriesgó en 1979-80 con el Radar Scope, que tampoco gustó. Entonces se propusieron encontrar un producto estrella que pudiera competir con el Space Invaders en juegos Arcade y se eligió a dos personas: Gunpei Yokoi, ingeniero que había ascendido al demostrar que era capaz de inventar un brazo mecánico, y Shigeru Miyamoto, creativo que había ido sustituyendo su vocación de diseñador industrial por la de inventor de videojuegos.

  Miyamoto analizó el mercado, donde los videojuegos preferidos eran de rompecabezas o de disparos. Nada que ver con superación de pruebas, así que se arriesgó por ahí. Tomó por inspiración las disputas del triángulo chico-chica-malo al estilo de Popeye-Olivia-Bruto. Al no poder hacerse con los derechos de éstos, se decidió crear un triángulo original, con Mario, Paulina y un gorila gigante que hace de malo raptando a la chica, al modo de King-Kong (esto dio lugar a una demanda de la Universal, que no prosperó). El gorila iba a llamarse Monkey Kong, pero se prefirió el Donkey (burro)-Kong para dar a entender que no era muy listo.

 Mario Los restantes elementos de Mario también fueron surgiendo como forma de resolver problemas: si debía superar pruebas y ganar puntos era preciso que mostrara alguna habilidad especial, y así se decidió que tuviera gran capacidad de salto y que no se terminara el juego al caer desde lo alto sino que rebotara. Se otorgó al personaje la facilidad de salir de pantalla por los lados y volver por el opuesto. En cuanto al nombre, fue preciso cambiar el inicial –Jungman-, demasiado parecido al Packman y Walkman, y se eligió Mario pues había cierto parecido con Mario Segale, el propietario de las oficinas. El bigote fue un recurso para evitar los problemas de expresividad, y la gorra evitó el problema del movimiento del pelo al correr. Su profesión iba a ser la de carpintero, pero al moverse entre tuberías se prefirió convertirlo en fontanero.

  El diseño progresivo de Mario a lo largo de las diversas etapas desde 1981 (Mario, Mario Bros, Super Mario…) fue mejorando ostensiblemente, convirtiendo a las versiones previas casi en piezas de museo, lo que servía para demostrar lo prodigioso de los avances tecnológicos.

  En cuanto a Luigi, también sufrió en su momento las Mario Broslimitaciones técnicas y fue dibujado igual que Mario por la dificultad de hacer dos diseños, pero diferenciándose en el color que sería verde y no rojo, más un violáceo para el mono. Cuando fue posible se alargó su estatura, a pesar de ser el hermano menor. Se le hizo colaborador de Mario y se le creó poco a poco un personaje que goza incluso de juegos y merchandising propio. Dicen que su nombre se inspiró en el de una pizzería próxima a Nintendo. Y así muchas más cosas…

  Hoy todo eso nos parece muy sencillo, pero en su día fue una proeza. Miyamoto inventó todo eso, la consola Wii y más cosas para divertirnos, consiguiendo además un éxito pleno para su empresa. Así vistas las cosas, pensamos que bien se merecía su premio Príncipe de Asturias.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sé el primero en votar)
Loading...