…y luego llegó el Cyber Monday

En una entrada anterior nos preguntábamos qué era el Viernes Negro (Black Friday). Ahora nos referiremos al CyberMonday, o “Ciberlunes”, que parece ser una3054041-poster-p-1-happy-10th-birthday-cyber-monday secuela inseparable del primero. Ambos conceptos han irrumpido juntos en nuestros medios publicitarios, asociados a un tipo de promoción comercial innovadora.

   Es cierto que hay relación entre ambos, pero también hay peculiaridades para cada uno. La relación consiste en que el CyberMonday tiene lugar en el lunes siguiente al Black Friday. Recordemos que el Black Friday es el Viernes siguiente al Jueves de Acción de Gracias, que se celebra en el cuarto jueves de Noviembre, y que como práctica comercial comenzó en la ciudad estadounidense de Filadelfia.

   La pregunta es: ¿cómo y por qué surgió el Ciberlunes? El término como tal parece haber sido creado por Shop.org en un comunicado publicitario emitido el 28 de Noviembre de 2005. Según parece, el motivo principal de este evento es la mera emulación del Viernes Negro por parte de los cibernautas. Mientras el Viernes Negro se caracteriza por la afluencia física y masiva de clientes a los locales comerciales en busca de oportunidades, el Ciberlunes sería la réplica del anterior por vía on-line para todos aquellos que se sienten más cómodos frente a un teclado que yendo de compras. El comercio electrónico tiene su propio público y usos, asociados a un comprador familiarizado con las nuevas tecnologías y que espera encontrar en el Ciberlunes alguna oportunidad semejante a las del Viernes Negro sin necesidad de desplazarse, y con capacidad de hallar su producto en cualquier punto del mundo.

   cyber-mondayEn realidad, el Ciberlunes no deja de ser una mera prolongación de los efectos psicológicos del Black Friday. El mercado se deja seducir cíclicamente por impulsos difíciles de catalogar, y propicia la reiteración de una misma idea en nuevos formatos. Si a ello se añade el efecto “puente” que implica el paso de un Viernes a un Lunes con establecimientos cerrados pero con Internet abierto, y se le suma el hallarnos en época de Navidad (regalos, juguetes, celebraciones, etc.), podemos entender los resultados sorprendentes que en los últimos años viene alcanzando el Ciberlunes. En Juguetilandia hemos experimentado dicho fenómeno desde su aparición en España hace unos cuatro años y podemos confirmar su creciente implantación; eso sí, los usos del consumidor están sujetos a múltiples variables, por lo que los resultados de un año no garantizan certeza alguna para el siguiente.

En todo caso, podemos afirmar varias cosas a la vista de algunos análisis consultados. La primera sería la confirmación de que aproximadamente la mitad de los comercios con venta on-line han participado en este formato, al menos en España, incorporando en su mayoría ofertas semejantes a las del Viernes Negro. En segundo lugar, parece general la sensación de que la fórmula ha sido exitosa y promete permanecer durante al menos algunos años. Una tercera conclusión sería más cautelosa, pues intenta prevenir de los posibles riesgos de una contratación on-line donde el impulso del marketing puede hacernos bajar la guardia frente a los peligros habituales de la red (virus, engaños, etc.).

   Uno de los análisis nos ha parecido curioso pues indica que, además del incremento de las ventas on-line, el Ciberlunes también ha supuesto una mayor afluencia física a los establecimientos o centros comerciales. Lo explica diciendo que el aluvión de ofertas en la red ha impulsado a muchos consumidores a acudir directamente a puntos de venta habituales, a fin de comprobar en persona la existencia, datos o características de ciertos productos, previamente a aceptar una oferta on-line. En definitiva, el Ciberlunes se ha introducido en el mercado como una práctica más, y sólo cabe preguntarse si es la última de la serie.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, media: 4,00 sobre 5)
Loading...